Ribera resuelve ‘in extremis’ los permisos para las renovables | Compañías

Este 25 de enero termina el plazo legal para que el millar de proyectos de renovables (eólicos y fotovoltaicos) pendientes de recibir la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por parte de las administraciones central y autonómicas obtengan una respuesta (positiva o negativa) para poder continuar con la construcción de las plantas y mantener los permisos de acceso y conexión que habían recibido en su momento de Red Eléctrica.

Aunque Gobierno y comunidades autónomas disponen aún de la jornada del miércoles para notificar sus resoluciones a los afectados, fuentes políticas confirman que el Ministerio para la Transición Ecológica ha evaluado todas las DIA con los expedientes completos (esto es, con todos los informes preceptivos y las subsanaciones en regla) que le correspondía analizar, esto es, los que superaban los 50 MW de capacidad.

Las mismas fuentes aseguran que la mayor parte de estas declaraciones, entre un 70% y un 80%, han resultado favorables (muchas con condiciones) y el resto, han sido negativas o se han archivado. Aunque en noviembre las asociaciones sectoriales (UNEF y la AEE) calculaban que estaban pendientes de la declaración de impacto ambiental unos 80.000 MW (60.000 MW fotovoltaicos y 19.000 MW eólicos) a principios de este año solo quedaban encima de la mesa 60.000 MW, después de que muchos promotores decidiesen abandonar proyectos por 20.000 MW.

Aunque en el caso de las DIA correspondientes a las comunidades autónomas (responsables de los permisos a plantas de menos de 50 MW), se desconoce el resultado, se ha podido constatar una aceleración de los procesos en las últimas semanas. Los gobiernos autónomos se han puesto las pilas ante la decisión del departamento que dirige Teresa Ribera de no prorrogar el plazo (hubiese sido la tercera vez) ante lo que consideraba una dejadez de los gobiernos autónomos.

Comunidad Valenciana, Galicia y Cataluña no cumplen el plazo

El resultado varía según las comunidades, pero se da por hecho que hay tres que no han llegado a tiempo: Galicia, Comunidad Valenciana y Cataluña, según fuentes del sector. Otras, como Extremadura, las habían evaluado todas hace tiempo, y Castilla-La Mancha y Andalucía han llegado in extremis. La propia Xunta de Galicia reconoció el pasado viernes que había resuelto las DIA de 92 proyectos eólicos de los 140 que tramitaba. De aquellas, 28 habían sido negativas, por lo que solo disponía de cinco días para dar vía libre a las 48 restantes. Fuentes del sector aseguran que el gobierno gallego había advertido a las afectadas que no llegarían a tiempo.

A principios de año, de las DIA pendiente para los citados 60.000 MW, se habían resuelto un tercio del total (20.000 MW)), en su gran mayoría con resultado positivo. Pero en las últimas semanas, las resoluciones publicadas en los boletines oficiales se han multiplicado. En cualquier caso, recuerdan fuentes empresariales, los datos exactos no se conocerán hasta dentro de un mes, cuando REE comunique los permisos de acceso que haya revocado por no haber obtenido la DIA, tanto porque esta haya resultado negativa, como por no haber recibido la respuesta de la administración. Y es que, aunque muchas se hayan resuelto en los últimos días, podrían publicarse oficialmente en las próximas semanas.

En ambos casos, a las empresas se les devolverán sus avales, aunque muchas habían realizado inversiones ante la confianza de que recibirían luz verde. Las que directamente no hayan recibido respuesta, podrían iniciar recursos contencioso administrativos contra las comunidades autónomas y reclamar daños y perjuicios, el más importante, la pérdida del acceso a las redes otorgadas por el operador del sistema.

La urgencia a la que han sido sometidos los gobiernos regionales, que confiaban en un nuevo aplazamiento por parte del ministerio, ha provocado, según denuncian algunos inversores, que se hayan rechazado muchos proyectos solo por falta de tiempo. Han preferido resolver negativamente las DIA antes que terminar en los tribunales. Según critican en el sector, Navarra y Castilla y León, “han ido a saco” y las han denegado “para curarse en salud”.

Otras fuentes recuerdan que muchas empresas, en la creencia de que el ministerio era más duro que las consejerías autonómicas, trocearon sus parques y plantas en unidades inferiores a 50 MW para someterse al escrutinio regional, por considerarlo más ágil o benevolente. El tiempo ha demostrado, en el caso de algunas comunidades, que dicha percepción era equivocada.

 

El Ejecutivo valenciano intenta ganar tiempo

Enfrentamientos. Una de las administraciones que ha incumplido claramente el plazo para pronunciarse sobre el permiso ambiental (DIA) de multitud de proyectos de renovables es la de la Comunidad Valenciana. El caos en las tramitaciones se ha atribuido a los enfrentamientos internos del gobierno de coalición que preside Ximo Puig.

CNMC. Para subsanar parte del embrollo, el Ejecutivo Valenciano ha decidido apelar a un acuerdo del pasado mes de septiembre de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que le haría ganar tiempo y aplazar unos meses la resolución de muchas de las DIA que no se hayan resuelto antes del 25 de enero.

Red Eléctrica. El acuerdo de la CNMC establece que el plazo que debe regir para resolver el permiso medioambiental no corre desde el momento en que el promotor recibe el derecho de acceso a la red de REE, sino desde que aquel acepta las condiciones técnicas y económicas que le impone el operador del sistema eléctrico. Algo que se puede demorar en varios meses y permitiría seguir con la evaluación de algunos proyectos.