Descarrila el segundo tren en una semana en la línea Ourense-Santiago

Un tren de mercancías que cubría la ruta Santiago-Ourense descarriló ayer en Lalín. El maquinista resultó herido por el impacto y tuvo que ser ayudado por los bomberos para poder salir de la cabina, que quedó empotrada contra un muro. Estuvo allí 40 minutos y, aunque necesitó ser trasladado a un centro hospitalario, su vida no corre peligro.

El suceso se produjo porque un desprendimiento de tierra cubría parte de la vía, junto al pilar de un puente por el que pasa la carretera PO-902. Cuando el convoy iba a entrar en la zona, la locomotora, dos vagones y el “bogie” de un tercero  se desviaron de las líneas férreas. 

Pese a que las partes dañadas iban vacías, el resto del tren llevaba una carga que estuvo paralizada hasta la una del mediodía, cuando una locomotora de socorro inició el retroceso del material a Lalín. Por otra parte, más tedioso será retirar el tren del lugar del siniestro. Según Adif, se prevé que los trabajos para extraer los vagones puedan continuar hasta mañana. No ocurrirá lo mismo con la vía, dado que aún no hay una fecha para las reparaciones. 

Así, desde Renfe señalan que el incidente afectará a la circulación de viajeros Media Distancia Ourense-Santiago y viceversa, que tendrán que desplazarse en autobús de forma provisional e indefinida. 

En el operativo de rescate participaron los bomberos y el GES de Silleda, la Policía Local, Protección Civil y el servicio de emergencias de Adif.

Dos en una semana

Este es el segundo descarrilamiento que se produce en menos de una semana. El pasado día 18, el tren Media Distancia Ourense-Santiago se salió de la vía a la altura de Silleda debido a otro desprendimiento de tierra. Concretamente, el accidente ocurrió en uno de los vagones  en el que viajaban 15 personas, además del interventor.  Este último tuvo que recibir asistencia médica al resultar herido leve, según fuentes del Concello de Silleda. El resto de viajeros fueron trasladados en autobús. 

Además, el 6 de noviembre, un convoy que realizaba el mismo trayecto ardió cuando estaba en marcha. Al parecer, una fuga de aceite en un vagón del convoy generó que prendiese el falso techo y se extendiese también al de la locomotora. Los 64 pasajeros tuvieron que ser evacuados y se puso a su disposición un autocar que les llevó hasta su destino.

El sindicato ferroviario CGT-Galiza señaló que son necesarias más inversiones en la infraestructura ferroviaria gallega, concretamente en las líneas de ancho convencional del rural gallego, donde se producen la mayoría de los accidentes  por los desprendimientos  en la línea convencional entre Ourense y Santiago. 

Desde CGT también  critican que las estructuras ferroviarias como la línea entre Compostela y Ourense o la que une Ourense con Ponferrada no están teniendo el mantenimiento preventivo debido, sobre todo teniendo en cuenta el entorno por el que discurren y la climatología de la zona: “Todas elas precisan unha mellora integral e un maior cadro de persoal”, señalan.

El tren accidentado en Lalín (DZ Dixital).
El tren accidentado en Lalín (DZ Dixital).